Los 193 países de Naciones Unidas vuelven a debatir

La Asamblea General de Naciones Unidas inició este martes su 66° período de sesiones en donde, los países que integran la organización, discutirán los asuntos más importantes de la agenda internacional. El horizonte parece plagado de crisis y problemas por resolver en lo que, se espera, sean intensas jornadas de debate

Entre el 21 y 27 de Septiembre se llevará a cabo el tradicional debate con los discursos de mandatarios, gobernantes y cancilleres en el máximo foro internacional de naciones. El Programa del sexagésimo sexto período ordinario de sesiones de la Asamblea General se clasifica en nueve secciones principales.

Entre los temas más destacados se encuentran, la promoción del crecimiento económico sostenido y del desarrollo sostenible, desarrollo de África, desarme, promoción de los derechos humanos y coordinación eficaz de las actividades de asistencia humanitaria. Es probable que los dos últimos tópicos generen un intenso debate en relación al accionar de la organización en el conflicto libio.

El período de trabajo que comienza, estará presidido por Nassir Abdulaziz, quien fuera el representante permanente de Qatar ante Naciones Unidas durante los últimos trece años. El flamante presidente de la Asamblea General se mostró “profundamente comprometido” con trabajar con cada uno de los estados miembros y con la construcción de puentes para una asociación global unida. Abdulaziz aseguró  que “una fuerte colaboración y el desarrollo de consensos serán esenciales para impulsar con éxito la agenda de esta sesión de la asamblea” y sugirió la inclusión del tema “El papel de la mediación en la solución de las disputas” para el debate en general.

Brasil será el encargado de abrir la extensa lista de oradores, honor que tradicionalmente le corresponde,  convirtiendo a Dilma Rousseff, en la primera mujer en abrir los debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas. La mandataria viajó este lunes a Nueva York donde participará en el coloquio sobre participación política de mujeres, con la participación de la expresidenta chilena Michelle Bachellet, directora de la agencia ONU Mujer. Además, se espera que mantenga diversas reuniones bilaterales con los presidentes de México (Felipe Calderón), Gran Bretaña (David Cameron) y Francia (Nicolas Sarkozy) además de un encuentro privado con Ban Ki-moon, el Secretario General de Naciones Unidas.

El discurso de Brasil estará centrado en los efectos de la crisis mundial, la necesidad de reformar el Consejo de Seguridad de la ONU y la necesidad de adoptar medidas que lleven al desarrollo sustentable, recordando que en junio del año próximo se celebrará en Río de Janeiro la conferencia mundial sobre medio ambiente Río+20.

Dentro de los casi doscientos temas incluidos en la agenda, muchos estarán referidos a América Latina, como ser la situación de Haití, el bloqueo estadounidense contra Cuba y el problema en las Islas Malvinas.

El próximo jueves además se celebrará un foro de alto nivel para conmemorar el décimo aniversario de la Declaración de Durban y el Programa de Acción adoptado por la Conferencia mundial de Naciones Unidas contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia.

Para el día 23, siguiendo el programa, está pautada la séptima conferencia para agilizar la entrada en vigencia del Tratado contra pruebas nucleares, adoptado en 1996 y firmado por 182 países hasta la fecha.  Estados Unidos, China, India, Pakistán, Corea del Norte, Israel, Irán e Indonesia no han ratificado el mencionado Tratado y la conferencia les llamará a hacerlo urgentemente para que el proyecto entre en vigor.

Los temas más resonantes de la agenda internacional no van a pasarse por alto. Existe expectativa ante la decisión de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de solicitar a la Asamblea el reconocimiento de un Estado Palestino, pese a la advertencia de Estados Unidos de aplicar el veto en el Consejo de Seguridad, en caso de que se llegue a votación.

Como dijo el reciente presidente de la Asamblea General, Nassir Abdulaziz,  “el camino hacia el éxito debe construirse sobre la base del principio de la asociación y con un profundo sentido de justicia y responsabilidad. No limitaré mi Presidencia a presidir reuniones o leer declaraciones”. Esperemos, desde nuestro lugar, que el sexagésimo sexto periodo de sesiones no se limite a declaraciones de buena voluntad.

Más información: