Brasil en su segundo tiempo

La economía Brasilera se encuentra en una franca desaceleración. Según el Banco Central de Brasil, la economía crecerá un 1.9 % para este año. Esto implica un recorte de 2,5 puntos porcentuales en la proyección que declaró el gobierno a principios de años. El dato oficial publicado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) muestra que en primer trimestre el PBI varió 0.2% en relación al cuarto trimestre de 2011 y creció apenas 1.9% a ritmo anual, mientras que varió un 0.8 % respecto al mismo periodo del 2011.[1][2]

Exportaciones a Brasil en millones de dólares (FOB) – primer semestre 2012

Acum Enero-Junio 2012 Share Var Igual Período Año Anterior Jun 2012 vs Jun 2011
Total 39647 100% -1% -10%
MERCOSUR 9268 23% -6% -17%
Brasil 7639 19% -8% -18%
MP 1206 15,80% -3% -13%
MOA 815 10,70% -2% -27%
MOI 5007 65,50% -7% -18%
Energía y Combustible 612 8,00% -26% -4%

Fuente: elaboración propia en base a INDEC

En el cuadro expuesto anteriormente se observa que en el primer semestre de 2012 se exportaron a Brasil USD7.639 millones, esto es un 19,2 % de nuestras exportaciones totales. En comparación con el mismo período del año anterior las exportaciones cayeron un 8 %, y cayeron 18 % un entre junio de este año y junio del 2011. Del total exportado en el semestre un 15,7 % corresponde a productos primarios, 10,6 % MOI, 65,4 % a MOA, y 9,08 % a combustible y energía. A su vez el 46,5% de las MOI que exporta argentina tienen como destino el MERCOSUR.

Dentro de los productos más afectados en la caída de las exportaciones a Brasil en el semestre se encuentran los carburantes, y los materiales de trasporte terrestres. El complejo automotriz totaliza casi el 40 % de las exportaciones a Brasil. La importancia de este sector radica en que constituye las exportaciones de mayor valor agregado de Argentina, emplea en a muchas de personas y crea eslabonamientos hacia los proveedores. En los primeros siete meses las exportaciones han disminuido un 29,9 % en unidades contra el mismo periodo de 2011. Brasil participa en un 80 % de estas exportaciones, según datos de la Asociación de Fabricantes Automotores (ADEFA).[3]

El desempeño de las exportaciones hacia Brasil está más atado a la evolución de la demanda agregada brasilera que a la evolución del tipo de cambio multilateral. Esto significa que una depreciación del peso estimularía las exportaciones a Brasil en el corto plazo. La razón es que la correlación entre nivel de exportaciones argentinas y tipo de cambio nominal (TCN) bilateral con Brasil es muy baja. Llama la atención la falta de claridad de esto en muchos economistas que aclaman una devaluación del peso cuando el real se deprecia y festejan el incremento del aumento de competitividad precio cuando el real se encuentra en un bajo nivel de TCN frente al dólar. En el mejor de los casos se debería aclarar que esta variable tiene incidencia en el mediano plazo, o cuando los saltos en el TCN son muy significativos como lo fue la devaluación del real en 1998.

Por el lado de las expectativas favorables del precio de la soja no pueden ayudarnos aquí, ya que en este producto las economías vecinas son competidoras. No así para productos como los cereales, que representan el 11 % de los productos exportados a Brasil.

Las trabas comerciales es otro factor a mirar. Si Brasil elige tomar medidas represivas sobre las limitaciones a la importación que impone Argentina será perjudicial para nuestras exportaciones. Hasta la fecha todos los conflictos comerciales bilaterales importantes se han solucionado y es de esperarse que esto continúe así, aunque mantener esta conflictividad bis a bis no es el mejor de los escenarios para incrementar el intercambio comercial.

Lo anteriormente expuesto nos permite dejar de lado las fluctuaciones en el tipo de cambio nominal y el favorable contexto de precio de los commodities para explicar el desempeño de las exportaciones a Brasil en los próximos meses, y en cambio el foco de análisis debe ser puesto sobre las expectativas de crecimiento del producto brasilero en el próximo semestre.

La tasa de crecimiento de Brasil en los últimos años no convence demasiado al gobierno brasileño. La presidente Dilma Rousseff viene aplicando un incremento en gasto público y una serie de exenciones tributarias para reactivar la demanda. Si estas políticas anti cíclicas surten efecto en los próximos meses, nuestra balanza comercial se verá favorecida.

La semana pasada el ministro de Trasporte de Brasil anuncio un nuevo plan de infraestructura que contempla inversiones públicas y privadas por u$s 66.500 millones en redes viales y ferroviarias en los próximos 25 años. En los primeros cinco años se otorgarán concesiones al sector privado por u$s 39.750 millones. Estas medidas impactarán positivamente sobre la demanda agregada y su efecto a corto plazo depende de la rapidez con la que se comience a ejecutar el plan.

Desde la perspectiva monetaria, el Banco Central de Brasil rebajó el miércoles a un mínimo histórico de 8.5% anual la tasa de interés interbancaria, a los fines de que los bancos privados traspasen esta rebaja a prestatarios en un intento por estimular el crecimiento a través de la expansión del crédito y el consumo interno. Esta política monetaria expansiva es también usada para depreciar el real y mantener la competitividad de las exportaciones. Este es el octavo recorte  en lo que va del año, y se prevén al menos dos rebajas más este año hasta llegar a 7,25 %.

En estos días las noticias desde el país vecino han sido un poco más alentadoras. Hace unos días, el banco central brasileño informó que su índice de actividad económica IBC-Br subió un 0,75 % en junio con respecto a mayo en términos ajustados estacionalmente. A igual mes del año pasado el índice trepo un 0,99 %. [4] Esto significa que la actividad económica brasileña avanzó en junio a su mayor velocidad desde marzo del 2011, lo que puede sugerir que la serie de estímulos promovidos por el gobierno podría haber comenzado a surtir efecto. Pese a la mejora observada en junio, el crecimiento económico de Brasil según el índice se ralentizó en el segundo trimestre con respecto al período previo. La actividad económica se expandió un 0,38 % entre abril y junio en comparación a los tres meses previos, desde el avance de un 0,63 % de los tres primeros meses del año frente al mismo periodo anterior[5].

Gran parte de este impulso viene del crecimiento en las ventas del comercio minorista que mejoró un 1,5% el mes de julio contra mayo, acumuló una suba de 9,1 % en los primeros seis meses de 2012 y subió un 9,5 % respecto a junio del 2011. El mayor incremento de las ventas durante el mes de junio se observó en el área de automóviles, motos y piezas para vehículos, que mejoraron un 16,4 % respecto al mes anterior.[6]  El rezagado sector industrial de Brasil también mostró un crecimiento modesto en junio después de tres meses consecutivos de declives.

La perspectiva para el 2012 no es la más alentadora pero al menos es mejor que la del 2009 donde el PBI se contrajo un 0.3 %. En ese año las exportaciones anuales a Brasil fueron de 11.379 millones de dólares (-14,2 % que en 2008), y 4.878,5 mil U$ en el primer semestre, lo que significa que si comparamos contra en este mismo periodo de 2012 las exportaciones están un 56 % arriba. Otra dato positivo es que generalmente en el segundo semestre las exportaciones son mayores a las del primero.

Desde este lado de la frontera, en el corto plazo, solo queda esperar a que las políticas fiscales que viene aplicando el gobierno brasilero surtan efecto en lo inmediato y den un  impulso al crecimiento del producto y a las importaciones provenientes de Argentina.

[1] ftp://ftp.ibge.gov.br/Contas_Nacionais/Contas_Nacionais_Trimestrais/Fasciculo_Indicadores_IBGE/pib-vol-val_201201caderno.pdf

[2] 1.9% es acumulado ultimo 4 meses vs acumulado 4 meses anteriores a ese periodo.

[3]http://www.adefa.com.ar/v2/index.php?option=com_content&view=category&layout=blog&id=57&Itemid=77&lang=es

[4] Los economistas siguen al índice con atención porque se le considera una representación del dato oficial del producto interno bruto.

[5] Todo en términos ajustados estacionalmente.

[6]  http://www.webretail.com.ar/Noticias/noticia.php?kenota=60781

* El autor es Economista y especialista en Relaciones Económicas Internacionales.