La Empresa y el Desarrollo Económico. El caso ARCOR

“La revalorización de las materias primas y el capital productivo, deben ser la base para avanzar hacia los bienes diferenciados más intensivos en la incorporación de procesos de innovación”

I: La empresa y el desarrollo económico

El crecimiento de largo plazo se explica en gran medida por la capacidad que tienen las economías para incorporar, generar y difundir conocimientos y tecnologías. En este sentido, resultan elementos clave la educación y el entrenamiento de la mano de obra, los cambios en la organización de la producción y la calidad institucional. Se trata, en suma, de desarrollar capacidades locales para cerrar las brechas de productividad que separa a nuestro país  de las naciones avanzadas. Los marcos macroeconómicos consistentes, para sostener los equilibrios externos, fiscales y de financiamiento, son la condición necesaria para el desarrollo. Pero a su vez, una estrategia de desarrollo debe incluir explícitamente el fortalecimiento de las capacidades empresariales, con incentivos y reglas de juego que propendan las decisiones de inversión en el largo plazo, el desarrollo de las ventajas competitivas dinámicas y permitir una mayor cohesión social a través de la igualdad de capacidades y oportunidades, en el marco de una sólida construcción institucional.

El país debe recuperar las fuentes de crecimiento con la generación de más riqueza y de mejor calidad. La revalorización de las materias primas y el capital productivo previamente construido, deben ser la base para avanzar hacia los bienes diferenciados más intensivos en la incorporación de procesos de innovación. Esto involucra la generación de las capacidades tecnológicas domésticas, la calificación permanente de los recursos humanos y el fortalecimiento empresarial, en un ejercicio colectivo de conformación de redes de conocimiento y capacidades de producción que den externalidades positivas al desarrollo económico. Construir el mercado –igualando las oportunidades, mejorando las capacidades, desarrollando las instituciones y replanteando el papel de la “empresa”– equivale a crear un nuevo entorno para fortalecer el progreso económico.

La educación y la innovación son ejes centrales de una estrategia de desarrollo. Avanzar en procesos de dinámica de cambio estructural, generando más y mejor riqueza, con una pauta distributiva progresiva, con la creación creciente de empleo decente, es el camino para revertir la pobreza y la exclusión. La distribución del ingreso y la provisión de bienes públicos que garanticen la igualdad de oportunidades y el desarrollo de las capacidades impactan en la sostenibilidad del desarrollo. El fortalecimiento de las políticas públicas, con transparencia y evaluación social, son un componente imprescindible para el logro de la equidad, el fortalecimiento empresarial y la creación de mercados competitivos. Todas las acciones públicas y las estrategias de negocios privadas deben ser evaluadas para aportar positivamente a una mayor cohesión social, plena vigencia de los derechos y cuidado del medio ambiente.

II- El caso ARCOR

En este contexto, el estudio del papel de las empresas argentinas en su aporte del desarrollo argentino es de fundamental importancia para evaluar las posibilidades de avanzar hacia un modelo de desarrollo sustentable e inclusivo. En esta perspectiva hemos estudiado el caso de ARCOR [1]que se publicó en el libro “Globalizar desde Latinoamérica – El caso Arcor” [2] que analiza el desarrollo de la empresa desde el inicio de sus actividades en 1951. Recientemente hemos editado su tercera edición actualizada, en el que se desarrollan los principales hitos de Arcor durante el período 2001-2012, la vinculación de su estrategia de negocios con el nuevo entorno macroeconómico y la cadena de valor y la importancia de la empresa en el desarrollo económico del país. Se analiza también el proceso de consolidación de su posición competitiva como la principal empresa de alimentos diversificados de la Argentina, el primer productor mundial de caramelos y una de las empresas de galletas más importantes de Latinoamérica.

A continuación se transcriben las conclusiones finales del capítulo 5, denominado “Consolidando su posición competitiva (2001-2012). Del caramelo a los alimentos, de Arroyito al mundo”.

Han transcurrido 62 años desde el inicio de las actividades de ARCOR. Su sendero evolutivo de construcción de capacidades competitivas, se ha caracterizado por una estrategia empresarial que avanza firmemente sobre las fortalezas que fue desarrollando previamente y una evaluación de los cambios en el contexto económico. En esta larga historia, ha logrado pasar de ser un productor de caramelos a transformarse en la principal empresa de alimentos diversificados de la Argentina, el primer productor mundial de caramelos y una de las empresas de galletas más importantes de Latinoamérica, en un espacio que desde su localización original de Arroyito hoy tiene un lugar en el mundo. Esta estrategia se ha concretado en un desempeño económico con logros muy elocuentes en el período 2001-2012, que se sintetizan en sus ventas en dólares triplicadas, el doble de toneladas de productos elaboradas y la apertura de nueve plantas industriales.

La etapa analizada en esta sección se inicia en 2001 con un desafío mayor. La economía argentina estaba inmersa en el ocaso de la Convertibilidad —una de sus mayores crisis históricas—, en un contexto caracterizado por incertidumbres crecientes, alta volatilidad, una profunda crisis social y de endeudamiento, generando horizontes económicos que se habían disminuido a su máxima expresión. ARCOR demostró una capacidad notable de poder navegar en esta tormenta y superarla exitosamente. Dos comportamientos empresariales fueron claves en el manejo de estas turbulencias. El primero, fue el cumplimiento pleno de sus contratos. El segundo, el considerar siempre a todos los stakeholders para superar colectivamente las dificultades, entendiendo que su éxito empresarial está más allá de sus propias paredes e involucra, a sus colaboradores, su cadena de valor y sus clientes.

Superado por la empresa y el país este período de alta incertidumbre, el grupo desplegó a partir de 2003 una estrategia de crecimiento y consolidación competitiva con logros muy significativos. Un hito fundamental ha sido su capacidad para desarrollar alianzas estratégicas de alta complejidad en el mundo de los negocios, expresadas en particular con las desarrolladas con los grupos Danone y Bimbo, pero a su vez con varios ejemplos más presentados en esta sección. A su vez, la adquisición de empresas, en particular el mayor hito expresado en la compra de la firma La Campagnola, ha fortalecido su posicionamiento en el negocio de los alimentos diversificados. ARCOR ha demostrado su alta capacidad para administrar exitosamente estos procesos de alianzas y adquisiciones. Desplegó una reingeniería integral con alta profesionalidad para adaptar y complementar estas nuevas áreas y recursos humanos a sus capacidades existentes y potenciar su desarrollo con un posicionamiento con creciente competitividad en los mercados de alimentos.

En el desarrollo de su estrategia siguió priorizando su fortaleza en su proceso de internacionalización. Los avances significativos de su presencia en la economía de Brasil es uno de los hechos destacados de la última década. Importantes inversiones, captación de recursos humanos, la alianza estratégica con Danone, el fortalecimiento de la cadena de distribución, fueron algunos de los factores que le han permitido el desarrollo de nuevas propuestas de valor exitosas. A su vez, la profundización de la inserción internacional, fueron acompañados por acciones significativas en Chile, en México apalancado con su vínculo con Bimbo y el resto de América Latina. Simultáneamente, su red articulada de exportaciones por todo el mundo, continuó desarrollándose más allá de consideraciones de coyuntura y en pleno convencimiento que el comercio exterior es una columna vertebral en su estrategia de largo plazo. En 2012, ARCOR se mantiene situada como la empresa argentina con ventas externas en la mayor cantidad de países.

Su nuevo perfil productivo como productor de alimentos para el mundo, se logró con un articulado proceso de construcción de su cadena de valor. La incorporación de nuevos productos ha sido habitual y se han destacado en los últimos años, las líneas de helados, jugos en polvo, cereales y las líneas de productos saludables. El primer fundamento fue un agresivo proceso de inversiones, en maquinarias y modelos de organización de la producción ubicados en los niveles de mayor calidad mundial. Para su concreción se continuó con la política de privilegiar la reinversión de utilidades y se recurrió exitosamente al mercado internacional de capitales, logrando financiamiento de largo plazo. El desarrollo de las distintas cadenas de valor se efectuó con la filosofía que caracteriza a ARCOR. Un proceso de integración vertical con la fabricación propia de insumos estratégicos, producidos con niveles de eficiencia y sustentabilidad ubicados en la frontera técnica internacional. A su vez, se respaldan en una fuerte diferenciación de productos con un capital marcario desarrollado en una privilegiada estrategia de marketing. Su posición de liderazgo se genera en el desarrollo de crecientes tareas de innovación tecnológica, de gestión ambiental sustentable y la difusión de modernos sistemas de gestión operativos. El canal de comercialización y distribución es otro de los activos esenciales que se continuó fortaleciendo.

La elaboración de alimentos diferenciados ubican a la empresa como un ejemplo concreto para avanzar en uno de los desafíos centrales del MERCOSUR: modificar su patrón de especialización hacia una participación de bienes diferenciados con mayor valor agregado, empleo y generación de divisas. La Región es el principal proveedor de materias primas alimenticias del mundo. ARCOR es una evidencia ejemplificadora de las posibilidades de poder avanzar en la dirección de transitar del “grano a la marca” del “commodity al producto de la góndola”, con calidad, eficiencia y competitividad de clase mundial.

En su modelo de negocios transitó hacia una organización descentralizada en un esquema multidivisional, de tipo holding, articulada a partir de unidades de negocios, áreas geográficas y unidades funcionales y la profesionalización progresiva de la empresa, reforzada con la creación en el 2010 de un Director Ejecutivo ajeno a la estructura familiar. Los colaboradores de ARCOR son la esencia de la empresa y la importancia creciente de las acciones en el área de Recursos Humanos, articuladas en un sistema de gestión integral, han sido vitales para los avances logrados. La creación de competencias, el desarrollo profesional, la atracción de los mejores talentos, la carrera internacional, son entre otros, los desafíos inquebrantables, que son asumidos simultáneamente con el cuidado de las relaciones laborales y los valores culturales del grupo.

Finalmente, es de destacar la construcción de su Plataforma Estratégica de Sustentabilidad, que se plantea y genera el aumento de los vínculos como base del desarrollo, el cuidado de la naturaleza, la comunidad y su gente. Los compromisos trazados son con: el uso racional del agua; la eficiencia energética; el uso racional del packaging; la protección de los derechos humanos laborales y más recientemente con la vida activa, nutrición y hábitos de vida saludable. En particular, se desarrolla y promueve una relación equilibrada con el medio ambiente previniendo y controlando la contaminación ambiental en los procesos productivos e implementando buenas prácticas en la cadena de valor. A su vez, se inspiran relaciones confiables y duraderas, cultivando una cultura organizacional diversa, promoviendo el desarrollo integral de las comunidades donde interactúan y generando oportunidades para la infancia. El objetivo es ser identificado como grupo referente en sustentabilidad, en el convencimiento que es una inversión que fortalece la cadena de valor y los beneficios empresariales, generando beneficios sociales que dan alimento al desarrollo económico y social.

Gráficos y cuadros

Extraído de la pág. 25 de “Globalizar desde Latinoamérica – El caso Arcor”.

arcor6

 

Extraído de la pág. 26 de “Globalizar desde Latinoamérica – El caso Arcor”.

arcor 4

 

Extraído de la pág. 255 de “Globalizar desde Latinoamérica – El caso Arcor”.

arcor3

Cadena de Valor – Extraído de la pág. 269 de “Globalizar desde Latinoamérica – El caso Arcor”.

arcor2

Esquema del MaizExtraído de la pág. 271 de “Globalizar desde Latinoamérica – El caso Arcor”.
arcor1


El autor es Profesor de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), UBA y Universidad Nacional de Quilmes. Miembro del Consejo Directivo de la UTDT.

[1] Sobre el Grupo Arcor: Arcor es la empresa productora de alimentos N° 1 de la Argentina. Es el principal productor mundial de caramelos y el exportador N° 1 de golosinas de Argentina, Brasil, Chile y Perú. Posee 39 plantas industriales (29 en la Argentina, 5 en Brasil, 3 en Chile, 1 en México y 1 en Perú). Se especializa en la elaboración de golosinas, chocolates, helados, galletitas y alimentos. En 2004, conformó Bagley Latinoamérica en sociedad con el Grupo Danone para los negocios de galletas, alfajores y cereales, convirtiéndose en una de las empresas líderes de la región. Grupo Arcor cuenta con un volumen de producción de tres millones de kilogramos diarios y llega con su marca a más de 120 países de todo el mundo. En la actualidad, Arcor emplea a 20.000 personas y su facturación en 2012 fue de 3300 millones de dólares

[2] Globalizar desde Latinoamérica – El Caso Arcor de la editorial McGraw-Hill que se editó en castellano, inglés y portugués. Está disponible la versión PDF para su descarga gratuita desde aquí