Kicillof en la Primavera del FMI y del Banco Mundial

Entre el 8 y el 13 de Abril pasado se llevaron a cabo las “Reuniones de Primavera” en Washington D.C. Las mismas contaron con la presencia del Ministro de Economía de nuestro país, Axel Kicillof.

¿Qué son las Reuniones de Primavera?

Cada primavera del Hemisferio Norte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial organizan, en conjunto, una serie de reuniones para discutir cuestiones de agenda global, tales como pobreza, desarrollo económico y finanzas, con el objetivo de mejorar año a año, la colaboración que realizan con los Estados en torno a estas temáticas. Es así que todos los años se congregan en la capital estadounidense miles de funcionarios gubernamentales, personalidades del sector privado y del ámbito académico, para asistir a rondas de reuniones con directivos de ambos organismos. A éstas se las denomina “Reuniones de Primavera”, para diferenciarlas de las Reuniones Anuales que sostienen ambos organismos en Septiembre u Octubre de cada año, previas a la realización de las Cumbres del G-20 y G-8, entre otras.

El momento clave de estas reuniones lo constituyen las reuniones celebradas por el Comité para el Desarrollo, órgano conjunto del Banco Mundial y el FMI, y el Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI para discutir los avances de la labor de ambos Organismos. Sin embargo, también se llevan a cabo seminarios, charlas informativas y reuniones bilaterales entre funcionarios, que pueden acarrear acuerdos, y en ese mismo marco, el presente año también se llevó a cabo una reunión entre los países miembros del G-20, en la cual se acentuó el pedido de reforma interna del FMI y la necesidad de promover un crecimiento  que beneficie a los países más desfavorecidos.

Crecimiento y Reclamo de reformas

Sin dudas que la temática fundamental de las reuniones la constituyó la necesidad de acelerar el crecimiento económico. Se marcó que, si bien las economías desarrolladas están repuntando, se produjo una desaceleración en el crecimiento de las economías emergentes, que significa un aumento entre la brecha existente entre los país ricos y pobres. “Lo que estamos viendo es un reequilibrio de las fuerzas económicas mundiales”, aseguró la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Disertó sobre los retos que deben plantearse las economías avanzadas para sostener la recuperación que vienen mostrando, y los que tienen que impulsar los países periféricos para retornar a la senda del crecimiento. Se refirió además a la reforma de la cuota del FMI, sobre la cual dijo que se efectuará prontamente y que permitirá adaptar la misma al nuevo entorno global, en el cual Brasil y China adquirieron una mayor relevancia. Respecto a la situación en Ucrania, cuestión que nos importa y mucho a los Relacionistas Internacionales, la mandataria expresó que la misma atenta contra esta recuperación que se está intentando. Finalmente, reafirmó su compromiso con el Medioambiente y celebró que el mismo sea compartido por gran parte de los países asistentes a las reuniones.

En tanto, en la Reunión del G-20, Estados como Brasil sostuvieron la necesidad de reformar el FMI con el fin, en resumidas cuentas, de dejar de perjudicar siempre a los países más débiles, y comenzar a favorecerlos y acompañarlos en la búsqueda del crecimiento.

¿La puerta a un acuerdo con Argentina?

Este año, las reuniones contaron con la presencia del Ministro de Economía de nuestro país, Axel Kicillof. Esto reviste especial importancia para la realidad nacional, considerando la historia bastante reciente de encuentros y desencuentros de nuestros gobernantes con el FMI y el contexto de crisis económica que parece avecinarse producto de la creciente inflación y pérdida del valor cambiario.

Mucho se rumorea respecto a posibles pedidos de créditos o préstamos a Organismos Internacionales para paliar la disminución de fondos de las arcas y sostener la ejecución de obras de infraestructura. Además, y tras el acercamiento técnico que tuvo recientemente el Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censo de Argentina) hacia el organismo para la elaboración del nuevo Índice de Precios al Consumidor, se creía que podía significar una puerta abierta para que el FMI colaborara en la búsqueda de un acuerdo con el Club de París.

Sin embargo, tras su vuelta del Organismo, Kicillof sostuvo que su presencia se había tratado tan solo de un procedimiento rutinario.  “Hoy tenemos una relación distinta porque el Fondo no es acreedor de la Argentina. Entonces asistimos porque somos miembros del organismo y lo hicimos en un marco de discusión sobre la economía mundial, que vemos desde un punto de vista crítico” fueron sus palabras cuando se lo consultó respecto al tema. Por lo tanto, dijo, no debe sorprender la presencia Argentina en unas reuniones de las cuales el país viene participando sostenidamente desde 1997.