Culmina el trigésimo quinto período de sesiones de la CEPAL

Durante la semana del cinco al nueve de mayo, se llevó a cabo el trigésimo quinto período de sesiones de la CEPAL, en la ciudad de Lima, Perú. Los temas que dominaron el debate fueron: el fortalecimiento de la integración regional, la reducción de la brecha de desigualdad y; desarrollo social y erradicación de la pobreza.

Las sesiones se llevaron a cabo bajo el título “Pactos para la igualdad: Hacia un futuro sostenible”  y tuvo como encuadre principal el documento, de mismo nombre, presentado por la secretaria de la comisión Alicia Bárcena.

La agenda de temas se mostró extensa y variada, dando cuenta de la gran cantidad de desafíos planteados para la región latinoamericana en estos tiempos.

“Pactos para la igualdad: Hacia un futuro sostenible”

Según el documento elaborado por la secretaria general, y en base al cual giró el 35° Período de sesiones, el escenario latinoamericano si bien se constituye próspero, necesita para poder consolidarse, de la cooperación y compromiso regional.  Se remarca así, que a pesar de los avances logrados a lo largo de estas últimas décadas, principalmente en materia de reducción de pobreza y desempleo, la situación latinoamericana es reflejo de una región que crece y avanza a dos velocidades y cuyos avances en materia de igualdad y equidad han sido meramente incipientes.

Se plantea, entonces, que el crecimiento experimentado ha chocado contra varias paredes que ponen en peligro el dinamismo regional. Principalmente, las dificultades en materia de sostenibilidad económica dadas por los cambios y retrocesos en los patrones productivos y comerciales, sumado a los desafíos ambientales que ha experimentado y experimenta el Caribe.

A su vez, se destaca que las raíces de los problemas descriptos, se funden en dos causas: exógenas; referidas primariamente al escenario internacional en el cual se observa la pérdida de dinamismo comercial, las reiteradas fluctuaciones de los precios de las materias primas, la volatilidad financiera general y el reordenamiento de las cadenas de producción globales; y endógenas, referidas a las problemáticas comunes que enfrenta la región: una estructura productiva desarticulada, bajos niveles de inversión, informalidad laboral, brechas de bienestar y capacidades cada vez más grandes; y altas presiones ambientales y energéticas.

Los principales temas de las sesiones:

Durante las sesiones propiamente dichas, los temas abordados por el documento constituyeron el eje del debate. No obstante; hubo ciertas temáticas que cobraron mayor relevancia y sobre las cuales los gobiernos asumieron mayores responsabilidades en materia de cooperación: el fortalecimiento de la integración regional, la reducción de la brecha de desigualdad y; desarrollo social y erradicación de la pobreza.

  • Desafíos de la integración regional

Respecto al fortalecimiento de la integración regional, la secretaria general, Alicia Bárcena, presentó su propuesta para profundizar las relaciones de integración entre los estados latinoamericanos, a partir de una mayor articulación productiva que dé respuesta a los desafíos que el escenario internacional presenta: el reposicionamiento de los actores económicos; el bajo crecimiento en los países desarrollados; el desaceleramiento de las economías emergentes; la, todavía persistente; dependencia comercial y productiva de ciertos mercados; entre otros.

La iniciativa se plasmó a través del documento “Integración regional: hacia una estrategia de cadenas de valor inclusivas”; y el objetivo de la misma se expresó como la necesidad de situar la integración productiva como un eje estratégico de la integración regional para que a través de ella se logre el cambio estructural para la igualdad.

Según el comunicado de prensa de la CEPAL sobre ésta temática el organismo propone políticas para la creación de cadenas de valor regionales y subregionales que impulsen el intercambio manufacturero, el comercio intraindustrial, la internacionalización de las pymes y el aumento del número de empresas exportadoras y de bienes exportados. Llama además a los países a concretar acciones conjuntas en materia de integración financiera, de infraestructura, digital, social y ambiental, que apoyen la promoción de una mayor integración productiva regional.

  • Igualar para crecer y crecer para igualar

En lo que atañe a la reducción de la brecha de desigualdad; el presidente peruano, Ollanta Humala, fue el primero en reconocer que para cerrar dicha brecha no basta solo con el crecimiento económico, y que a lo largo de los años, los estados latinoamericanos han confundido disminución de la pobreza con reducción de la desigualdad.

Posteriormente, Alicia Bárcena se pronunció al respecto: “apostar por la igualdad requiere de pactos, de grandes acuerdos políticos con visión estratégica que involucren a una amplia gama de actores capaces de garantizar su continuidad y dinamizar el ejercicio de la ciudadanía”

El enfoque de derechos se hizo presente en el debate, y se enfatizó la necesidad de empezar por lograr la plena garantía del ejercicio de ellos, para alcanzar la plataforma necesaria para construir un escenario de igualdad.

Se expuso además, la necesidad de establecer e implementar reformas institucionales y políticas profundas orientadas a lograr un crecimiento sostenible que presente una base sólida para acotar la brecha de desigualdad.

  • La Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe

Uno de los últimos temas debatidos en el trigésimo quinto período de sesiones de la CEPAL, fue el tema de la reducción de la pobreza estructural que afecta comúnmente a los estados latinoamericanos.

Con tal finalidad, se estableció la Conferencia Regional sobre Desarrollo Social de América Latina y el Caribe. Se constituyó como órgano subsidiario de la CEPAL y su objetivo primordial es mejorar las políticas nacionales de desarrollo social, así como la cooperación internacional, regional y bilateral en esta materia. Entre sus objetivos también figuran examinar la pobreza multidimensional y avanzar en la medición de la pobreza, la desigualdad y las brechas estructurales.

Haciendo un balance general…

Según los mandatarios asistentes al período de sesiones de la CEPAL, los objetivos planteados y desafíos asumidos son de gran importancia para lograr un desarrollo integral en la región que traspase los límites del mero crecimiento económico.

Evidentemente la conclusión general de este período se centra en que la integración regional profunda y multidimensional es la respuesta a los males que aquejan a la región. Se plantea así un gran desafío para los muchos gobiernos regionales, quienes deberán apartarse de una visión estado-individualista para apostar a la cooperación como herramienta de posicionamiento económico y plataforma de proyección internacional.