24° Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático

Durante los días 10 y 11 de Mayo se llevó a cabo la cumbre número veinticuatro de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN); en la ciudad de Nay Pyi Taw, Myanmar.

La reunión, a la que concurrieron los mandatarios de Brunei Darussalam, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam; puso a prueba la real concreción de la Comunidad de ASEAN para el 2015; ya que la tensión conflictiva en el Mar de China con la República Popular China, atrajo posiciones encontradas entre sus miembros.

La agenda de temas, aunque no muy variada, resultó de extrema relevancia para la región y asociación, ya que faltando solo un año para la realización y concreción de la Comunidad de ASEAN para 2015, todavía quedan cuestiones por resolver.

La comunidad ASEAN 2015

La idea de hacer de ASEAN una comunidad surge, primariamente, durante el 30° aniversario de la Asociación en 1997, con el establecimiento de la “Visión 2020”, que proponía la consecución de una zona de paz, libertad y neutralidad, con la finalidad de lograr estabilidad en la región.

Asimismo, se planteó que la construcción de dicha comunidad para el 2020 debía realizarse en base a tres pilares: la comunidad económica, la comunidad socio-cultural y la comunidad política y de seguridad.

Sin embargo, durante la 12° Cumbre de ASEAN, celebrada en Cebu (Filipinas), los Estados decidieron adelantar dicho proceso para terminar estableciendo la anterior “Visión 2020” en una Comunidad para el 2015.

Los ya mencionados pilares implican, desde una visión funcionalista, un caso de “derrame” en el proceso de integración de ASEAN. Es decir, que la cooperación entre los Estados miembros, a través del establecimiento de las diferentes comunidades, se ha diversificado.

Se espera entonces, que además de la histórica cooperación económico-comercial, se puedan establecer a nivel regional políticas comunes en materia de seguridad, democracia, derechos humanos, medio ambiente, manejo de desastres, salud, educación, desarrollo, tecnología, etc.

La 24° Cumbre de ASEAN

Los líderes asumieron el compromiso de robustecer las relaciones entre los miembros, con base en valores y normas compartidas y armoniosas, entendiendo la necesidad de construir un enfoque comunitario holístico  hacia una seguridad regional comprehensiva y de responsabilidades compartidas. En adhesión, se remarcó la importancia de continuar reforzando la cooperación bajo la égida del Tratado de Amistad y Cooperación en el Sudeste de Asia (TAC), la Declaración como zona de paz, libertad y neutralidad (ZOPFAN) y el Tratado sobre el Sudeste de Asia como Zona Libre de Armas Nucleares (SEANWFZ).

No obstante, los Estados se plantearon diversos desafíos a solucionar para Diciembre de 2015, entre los que la consolidación de la democracia, la buena gobernanza, la plenitud de los derechos humanos y la reducción de la brecha en el desarrollo figuraron primeros en la lista de prioridades.

La vigorización económica fue una temática central en el debate de la cumbre. Se estableció la necesidad de continuar siendo una región competitiva a nivel internacional y para ello, se propusieron plazos para la concreción de los Tratados de Libre Comercio ASEAN-China, ASEAN-Nueva Zelanda-Australia y ASEAN-Corea del Sur. Además, se declaró que para conseguir mantener dicha competitividad regional, se debía afianzar la conectividad entre Estados en materia de logística e infraestructura.

Como segundo eje importante de debate, la cuestión relativa al Mar de China y los conflictos entre Vietnam y Filipinas con la República Popular China, tomaron completa preponderancia y, desde su papel de organización regional, ASEAN hizo un llamamiento a la búsqueda rápida de soluciones para el establecimiento de la paz y seguridad.

Con tal finalidad, se reafirmó la importancia de mantener la estabilidad mediante la libre navegación y circulación en el espacio aéreo respecto a la región en disputa. Se recordó además, la importancia de la aplicación de los seis principios de ASEAN en el Mar del Este y lo establecido conjuntamente en la Cumbre número 15 ASEAN-China respecto a la Declaración de Conducción de las Partes en el Mar de China.

En suma, la 24° Cumbre de ASEAN se balanceó entre dos fuerzas, una comunitaria y de profundización regional que busca el correcto y efectivo establecimiento de la Comunidad de ASEAN en 2015; y una que ralentiza el proceso anteriormente descripto frente a una situación conflictiva que involucra a miembros de la asociación y a un aliado estratégico de la misma como lo es la República Popular China.

Es propicio agregar también que la Comunidad 2015, hasta el momento, se ha planteado en términos intergubernamentales (ej: reuniones ministeriales en materia de salud, seguridad, educación, entre otros) y no supranacionales. En otras palabras, la Comunidad para 2015, no posee aún, una estructura institucional que sea capaz de producir políticas a nivel regional que sean de carácter obligatorio para los Estados miembros; por lo que todavía se pueden observar falencias a la hora de hacer de dichas políticas, lineamientos efectivos de política interna.

Varios desafíos surgen entonces para ASEAN en el año que sigue, si realmente se desea constituir una verdadera comunidad. El problema no solo lo constituye el conflicto con China, sino que las diferencias entre sus miembros (principalmente en materia de avance económico) y las dificultades de varios de ellos para cumplir con los objetivos de la asociación (en materia de derechos humanos, por ejemplo); constituyen grandes muros a derribar para lograr “una visión, una identidad, una comunidad”.