Día Internacional de la Juventud: Los Jóvenes ante la Agenda 2030.

En el año 1999, en la Asamblea General de las Naciones Unidas se declaró el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud (A/RES/54/120). Este hecho dio lugar a que en distintos rincones del mundo se celebraran las opiniones e iniciativas de los jóvenes.

La celebración de este año fue un evento significativo, debido a la importancia que se le otorga a la juventud en la implementación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Es importante recordar que esa nueva Agenda del Desarrollo surgió en septiembre del año pasado y, por lo tanto, se trata de una agenda nueva, compleja, universal y desafiante.

Asimismo, este año el lema que eligió Naciones Unidas fue el de “Los jóvenes liderando la Sostenibilidad”, remarcando ese rol particular que tienen los jóvenes en asegurar la erradicación de la pobreza y alcanzar el desarrollo sostenible a través del consumo y de la producción responsables.

En este sentido, el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) que orientó el debate en la Cámara del ECOSOC (sede de Naciones Unidas en Nueva York) fue el número 12: “Garantizar modalidades de Consumo y Producción Sostenibles” (A/RES/70/1). Entre las principales metas que tiene este objetivo para el año 2030, se encuentran:

–     Alcanzar una gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales.
–     Reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita  a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro.
–     Disminuir considerablemente la generación de desechos.
–    Asegurar que las personas de todo el mundo tengan información y conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible, y los estilos de vida en armonía con la naturaleza.
–   Racionalizar los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que fomenten el consumo antieconómico.

Existen datos alarmantes que invitan a tomar conciencia de la necesidad de cambiar los actuales patrones de consumo y producción. Por ejemplo, si la población mundial alcanza los 9.6 billones de habitantes para el año 2050, se necesitarán 3 planetas Tierra para mantener su actual estilo de vida. En lo que respecta al consumo, los hogares utilizan el 29% de la energía global y contribuyen en un 21% a las emisiones de CO2.

Así, el consumo y la producción sostenibles están relacionados con la generación y el uso de productos para satisfacer las necesidades de la población presente, sin comprometer la de las generaciones futuras. Por ello, es importante un mejor entendimiento del impacto social y medioambiental que generan la producción y consumo de bienes y servicios.

Cabe resaltar que para el logro de este objetivo, es necesario que el sector privado empresarial también esté implicado en la búsqueda de medios de producción y promoción de pautas de consumo sostenibles. Sin un verdadero compromiso del sector empresarial, quedan comprometidas las metas de este ODS.

Para trabajar esta temática, el pasado viernes en la Cámara del ECOSOC se reunieron funcionarios de Naciones Unidas, educadores, emprendedores y miembros de organizaciones de la sociedad civil. Entre ellos, estuvieron presentes el Director Ejecutivo de Foundation for Environmental Stewardship (FES), la Directora Ejecutiva de The Simply Co. y fundadora de Trash is for Tossers,y la Directora Ejecutiva de Catalyst World Water (CWW), quienes en sus intervenciones dieron a conocer sus experiencias en materia de consumo, residuos e innovación, respectivamente.

Asimismo, para la celebración del Día Internacional de la Juventud, se difundió un toolkit con recomendaciones orientadas a la participación activa de los jóvenes para el logro de la Agenda 2030. Entre ellas, se pueden destacar el de asumir el rol de grupo de interés frente a los gobiernos; comprometer a la sociedad en esta causa; promover programas de opciones de consumo sostenibles y políticas orientadas a sistemas alimentarios más saludables; organizar foros para el intercambio de opiniones acerca del rol que tiene los jóvenes ante la Agenda 2030; utilizar el arte como medio de expresión de los desafíos que enfrenta la juventud hoy; y conectarse con otros jóvenes del mundo a través de las redes sociales.

Sin duda, las celebraciones de este día a lo largo del globo fueron únicas e inspiradoras, desde una marcha por la salud en Timor Oriental hasta un evento deportivo en Uzbekistán, dejando un mensaje claro sobre el rol destacado que tienen los jóvenes para lograr un futuro mejor.

Las palabras del Enviado para la Juventud del Secretario General de Naciones Unidas (Ahmad Alhendawi), quien tiene como rol unir las voces de los jóvenes al Sistema de Naciones Unidas, fueron contundentes: escuchar y comprometerse a invertir en los jóvenes es fundamental para alcanzar la Agenda 2030, porque ellos representan a la mitad de la población mundial y cuentan con diversos talentos y espíritus innovadores.

De esta manera, las estrategias nacionales que los distintos gobiernos diseñen para adaptar la Agenda 2030 a sus realidades, deben involucrar y llamar a la participación activa de los jóvenes en dicho proceso. Son parte del hoy, quieren un futuro mejor y su voz importa, y mucho.