Desafíos y potencialidades de las Empresas cordobesas en el Contexto Global

Entrevista a Guillermo Perez Cena

Por Anabela Zabala*

Entrevistamos a Guillermo Perez Cena, CEO del International business and Trade Departament de la Asociación para la cooperación e Integración Asiática Americana (ACIAA) acerca de las potencialidades y desafíos de las empresas cordobesas en el contexto global actual.

Teniendo en cuenta el contexto nacional, ¿Cómo ves las políticas adoptadas por Argentina?

En principio, tenemos que entender que la República Argentina está tratando de mantener una política de apertura hacia el exterior, colocar productos con valor agregado e imagen marca país, sin embargo, es necesario analizar la situación actual exportadora y cómo se compone. De manera tal que si tomamos el volumen de exportaciones del país hacia cualquier región de destino seguramente observaremos que la misma se compone de commodities.

De la misma manera, si tomamos la balanza comercial del último período de la Provincia vamos a notar que tenemos un aumento de volumen, pero con poco valor agregado. Podemos rescatar sector farmacológico o de maquinarias.

Los mercados emergentes como: India, Tailandia, Vietnam, Indonesia, y algunos países latinoamericanos (Colombia-Péru), nos están demandando no sólo alimentos sino manufacturas de nuestra imagen país como lo son vinos, carnes, olivas y bio insumos.

Entonces ¿por qué sigue Argentina impulsando productos primarios hacia un nicho comercial cambiante?  Tal vez simplemente porque a través de aceite, soja, pellets de cereales, maní -donde el mercado comprador termina de procesarlo- es más fácil, más rentable y sin complicaciones.

Entonces, es necesario impulsar políticas para generar competitividad a las Pymes exportadoras o con potencialidad pero es un proceso que requiere de muchos consensos, y un actor clave es el empresariado local. El cuál se encuentra con un gran desafío al momento de evaluar los costos de producción. Además, hay que tener en cuenta que quienes intervienen en el proceso de comercio exterior muchas veces en este segmento de commodities son los brokers. Éstos intervienen en el país de destino, pero el productor desconoce a dónde va el producto y no termina de manejar el precio internacional real del mismo.

¿Es posible añadir valor a las exportaciones cordobesas? De ser así, ¿Cómo se haría?

Es necesario preguntarse ¿cuál es la real oportunidad comercial de valor agregado (VA) demandada al país que exportamos o de nuevos mercados?

En primer lugar, tomemos a los mercados y sus culturas comerciales. Vivir en Vietnam me ha permitido tomar al sector tecnología aplicada al agro como una variable de desafío. Es lo que considero podríamos exportar -Fortalezas- pero aún no se ha terminado de impulsar este sector. Nos están demandado bio insumos, semillas que en conjunto, ha sido el resultado arrojado de cuatro años de cooperación entre el INTA y el Ministerio de Agricultura del país Indochino. Pero debemos cuestionarnos, si ya existe ese nivel de cooperación internacional porqué aún no se ha impulsado empresas cordobesas en ese mercado cuando Syngenta como Cargill se están posicionado en la región.

En segundo lugar, considero que el otro potencial de la Provincia es la posibilidad de exportar maquinaria agrícola hacia el Sudeste Asiático, pero es necesario un proceso de adaptabilidad. Este proceso, necesita de un fuerte impulso entre el sector privado articulados con la Universidad para investigación y desarrollo de prototipos, de igual manera el tema silobolsas, tan efectivo en nuestro territorio pero sin casos de cierre exitoso en Egipto como en Vietnam.

Otro eslabón es el software, que Perú ya ha realizado convenios e impulsado en el Sudeste Asiático ventas. Córdoba es un polo productor, tal vez se estén generando nuevos mercados que otros países estén tomando. Y en último lugar, es el sector farmacológico como insumos, la salud vietnamita como de Indonesia están requiriendo medicamentos de alta calidad y para tratamientos de alta complejidad.

Como podemos observar hay viabilidad de fortalecer pymes de diversos sectores pero se debe contar con una planificación de un real aumento de exportaciones que no sean materias primas, es un ejercicio que debe plantearse e invertir en las empresas con sustento provincial.

¿Cuál es la realidad de las empresas cordobesas?

Uno de los grandes problemas de nuestro país es el costo de logística, sumado a los gravámenes fiscales y el costo del recurso humano. La materia prima la tenemos, pero en principio toda la maquinaria intermedia para proceso de manufactura es importada y segundo, el sistema de abanico de las rutas, transporte ferroviario y aéreo desemboca en el puerto de Buenos Aires o Rosario, motivo por el cual se encarece el costo si deseamos exportar.

Es por ello que, si tenemos una producción por ejemplo de maní, agregarle valor en la provincia de Córdoba y comercializarlos usando puertos hacia la Unión Europea, Estados Unidos o el Sudeste Asiático tendremos un costo elevado por el sistema de transporte interno que suele ser equiparable a los de logística propiamente internacional.

Además, se deben tener en cuenta los altos gravámenes impositivos que enfrentan las pymes (Nacional, Provincial y Municipal) y eso también está reflejado en el producto. Por todo ello, actualmente es más conveniente sacar el producto desde un puerto externo instalando las fábricas fuera del país o tener players o bien se suele maquilar un producto en una región con mejores acuerdos comerciales esta es una estrategia utilizada por empresas para ampliar sus mercados a menor coste.

En ese sentido, cuestiones como el corredor bioceánico posicionarían a la Provincia y sería un proyecto fundamental, se trazaría los ejes Brasil, nuestro país y Chile, como gran ventana a Asia, donde hoy los ojos del comercio se están enfocando. Fundamentalmente Córdoba es un centro, recursos humanos, economías regionales, excelentes Universidades, cuenta con recursos propios, donde sería un enclave principal para el comercio. Pero es necesario concretar el plan porque de lo contrario nos quedamos con un ideal, y la realidad es que lamentablemente en el proceso se va perdiendo la cadena: empresas, mercados, oportunidades de negocio y crecimiento.

Con respecto a los acuerdos mega-regionales, ¿cómo ves los intercambios entre Córdoba y la región en este esquema?

Otro de los principales problemas de nuestro país es que no somos generadores de Tratados de Libre Comercio (TLC), esto hace que nuestros gravámenes sean superiores a países de ventajas comparativas como Australia y Nueva Zelanda. Al ser parte del bloque Mercosur deben ser consensuados los acuerdos, no podemos de manera bilateral negociar.

En los últimos años hubo intentos por parte del Sudeste Asiático de crear un acuerdo entre el ASEAN y MERCOSUR. Sin embargo, el proteccionismo que tienen algunos productos como el café para Brasil, presenta dificultades porque de generarse el mismo se vería amenazado por el ingreso de café proveniente de Vietnam o Indonesia a la región sudamericana.

Córdoba tiene una tradición de promoción de las exportaciones en ese contexto, ha desempeñado una buena labor de difusión y apertura de mercados, la integración es un concepto acuñado. Deberíamos hacer un ejercicio para responder esta pregunta, hacia las empresas medianas cordobesas, cómo esa información de oportunidades de intercambio les llega y aplican como proceso de crecimiento sostenido.

Esto podría tomarse como un aspecto negativo -a resolver- pero nos demanda virar hacia la opción posible actualmente. Y es por ello que se requiere de una perfecta planificación comercial de la internacionalización de la empresa en base a las reales oportunidades.

Hablando de las reales oportunidades, ¿Qué cuestiones deben tenerse en cuenta?

En principio, debemos tener en cuenta el tipo de producto (si es competitivo y cuál es su fortaleza) en función de eso, saber cuál es el mercado al cuál se va a apuntar y no sólo por el precio -no siempre es un indicador sino que es necesario que sea asimilado y aceptado como oportunidad- y en tercer lugar, el mercado tiene que ser viable y de confianza para que se pueda generar el nicho a largo plazo con contrapartes, players, regalías y hasta poder vender las licencias de los productos.

La PyME local debe entender que internacionalizar es una inversión. En profesionales, viajes, estructura de marketing y de comunicación -entendiendo cuáles son las nuevas reglas del comercio internacional-, carpetas de mercado, etc.

Son cuestiones que desarrolla el Gobierno Provincial, pero complementario a la acción de las empresas, para respaldar que no se pierdan nuevos mercados. En este sentido, las cuestiones microeconómicas muchas veces se contraponen a las políticas macroeconómicas. Y en este cruce se encuentran los empresarios.

En otras palabras

Si se hace un panorama internacional, aquellos países que hasta la década del ‘90 eran economías muy rudimentarias están creciendo, países africanos, de medio oriente o bien del Sudeste Asiático que han superado la frontera de su producto bruto interno sostenido. Entonces, esos mercados que no son tradicionales a nuestros productos, son una luz verde al sector industrial nacional como provincial.

Hay que entender que no sólo se demanda la soja sino el ‘know how’ de nuestro desarrollo, sumado a grandes profesionales de una nueva generación global. Por este motivo se presenta una nueva arena internacional. El marco o contexto esta dado, queda que las empresas Pymes de la provincia realicen una modificación en sus estructuras y profesionalicen sus sectores, el nuevo management como políticas de sustentabilidad son ejes que se van afianzando en el mundo de los negocios. Los negocios internacionales se han modernizados y son un desafío para Córdoba. Salir de las tradicionales estructuras y observar lo que el mundo nos exige.

Frente a lo dicho previamente, ¿Cuáles son los desafíos que se presentan?

Los desafíos son muchos. Es necesario generar una planificación adecuada, tomar el riesgo y decirle al empresario que tome la aventura de exportar a mercados emergentes que le va a ser rentable en tres a cinco años, y hay pocas empresas que tienen el respaldo financiero para hacerlo. Tienen que soportar los ciclos productivos, ciclos de inversión en recursos humanos, y toda la capacidad de la cadena de valor que se le da al producto. Además estamos hablando de PyMEs, el 75% de las empresas argentinas son de este tipo.

Un caso interesante es que nuestro país puede exportar grandes volúmenes de aceite de prensado frío -que tiene mayores nutrientes- y van a mercados del Sudeste Asiático y uno de ellos es Vietnam. La única empresa que puede exportar ya es multinacional y tiene su estructura, sin embargo se hizo un relevamiento de mercado y existen doce PyMEs cordobesas que producen y no han exportado este tipo de aceite, lo trabajan de manera doméstica. Por lo que es necesario profesionalizar esas empresas y después hacerlas exportar, el problema son los plazos para esa planificación, donde ya otro país obtuvo eso nicho comercial, y comenzamos a ser cíclicos con la competitividad de precios.

Es importante destacar que cuando hablamos de internacionalizar una empresa significa muchos procesos, porque no hablamos sólo de ir a una feria internacional sino un conjunto de herramientas: negociaciones, información adecuada, precios competitivos, marketing y comunicación (producto visual) y un socio local adecuado. Muchas veces la falta de estas herramientas son la causa de la pérdida de mercados. Donde debemos sumar el indicador tiempo, barajar que es un paso que lleva a otro, la tenacidad nos asegurará la mejor viabilidad de caso de éxito.

Finalmente, las PyMEs nacen por medio del emprendedorismo pero debemos sumarle a ese entusiasmo la mentalidad exportadora por más que en un principio no lo hagan. Tiene que existir la innovación, formación y fomento en la comercialización internacional para que se pueda desarrollar. Considero que las empresas cordobesas tienen muchísimo que aportar al mercado global, y la internacionalización de las mismas es un proyecto desafiante para tomar conciencia de que se debe hacer porque el mundo lo demanda. Representa un gran desafío para todos los sectores, desde el académico, Organizaciones de la Sociedad Civil, público y privado.

WhatsApp Image 2017-10-01 at 6.28.39 PM

 

El autor es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Católica de Córdoba. Se desempeña como CEO International Trade en Asociación para la Cooperación e Integración Asiática Americana ( ACIAA ) y es docente en la Universidad Siglo 21.

 

 

* Anabela Zabala es miembro de la Fundación CEIC y estudiante avanzada de Relaciones Internacionales en la Universidad Siglo 21.