December 4, 2022

Cómo saber si un perro está embarazada

Si bien es difícil predecir el embarazo, algunos de los signos que pueden indicar que su mascota está embarazada incluyen cambios de humor, aumento de peso y cambios en el apetito. Su mascota también puede experimentar diarrea o vómitos, o tener secreción vaginal. Cambiar los niveles de hormonas en el embarazo puede afectar a su mascota de manera diferente, por lo que debe monitorear a su perro para cualquiera de estos signos.

Cambios en el comportamiento

Los perros que están embarazados generalmente muestran varios cambios en su comportamiento. Pueden volverse pegajosos e irritables. Pueden retroceder cuando te acercas a ellos mientras caminas, o incluso comienzas a gruñir. Los cambios en el comportamiento también pueden afectar a otros miembros de la familia. Puede ayudarlos a ajustarse al ser pacientes y mostrarles mucho amor. Los perros embarazadas pueden necesitar especial atención de otros miembros del hogar.

Los perros que están embarazados a menudo tienen apetitos masivos. Es posible que no se alimenten correctamente. Otros signos de embarazo incluyen la descarga genital rosada y la hinchazón de las glándulas mamarias. Si nota estos cambios en su perro, puede ser hora de que un veterinario revise a su perro.

Algunas personas que han experimentado cambios en el comportamiento de sus perros informan que sus cachorros se volvieron más cariñosos, protectores y alertas. Si bien estos cambios son normales, un comportamiento de los perros embarazadas también puede depender del estado de ánimo del propietario. Si se siente ansioso o deprimido, su perro puede reaccionar de manera similar. Algunos perros también tienen menos hambre o pierden el apetito.

Un perro embarazado puede parecer más cansado de lo normal y comenzar a anidar. También puede triturar la ropa de cama para hacer una zona de parto. El embarazo también puede hacer que sea irritable e inquieta. También puede comenzar a filtrar leche más tarde en su embarazo.

Los perros son muy observadores y pueden captar muchas señales del lenguaje corporal. Incluso un pequeño cambio en el comportamiento de los propietarios puede hacer que un perro sospeche que algo está mal. Un perro embarazado puede ser protector y bloquear el acceso a su dueño embarazada.

Cambios en el apetito

Los perros a menudo muestran cambios en su apetito cuando están embarazadas. Es especialmente importante proporcionarles una dieta equilibrada durante el embarazo para evitar desarrollar problemas de salud. Si se vuelven particularmente exigentes y se niegan a comer, debe comunicarse con su veterinario de inmediato. Esto le permitirá averiguar la causa del problema. Su perro puede simplemente sentirse incómodo al comer ciertos alimentos o evitar el tazón de comida por completo.

Además de los cambios en el apetito durante el embarazo, su perro puede tener náuseas matutinas y puede quedarse en silencio y retirarse. También pueden tener niveles de energía más bajos, volverse pegajosos y unirse a usted. Incluso los roces del vientre ya no son tan atractivos para ellos. También es importante limitar el contacto de sus perros con los niños mientras están embarazadas. Debe tomar medidas para ayudar a su mascota a sentirse mejor y reducir cualquier situación estresante.

Su perro también puede experimentar cambios en su apariencia. Sus pezones se volverán rojos o decolorados, lo que indica que están recibiendo más sangre de lo normal. Su vientre también crecerá y pesará más de lo que lo hizo antes. Durante este tiempo, también perderán el cabello alrededor del área del pezón.

Otra señal de embarazo en un perro es que de repente se vuelve posesivo e irritable. Esto puede hacerlos peligrosos, especialmente para los niños pequeños. Los perros tienen un período de gestación de 60-70 días, que es más corto que los humanos. Es importante actuar rápidamente si nota alguna de estas señales en su perro. Al actuar temprano, puede ayudar a su perro a dar a luz de manera segura.

Los cambios en el apetito son comunes durante este tiempo. Su perro puede sentir más hambre, pero su perro no debería necesitar cambiar drásticamente su dieta. Esto se debe a que el feto se ha unido a la pared uterina, lo que hace que pueda absorber la nutrición adecuada. Si bien puede ser tentador que le dé más comida a su perro, debe limitar el tamaño de cada porción para evitar la hinchazón.

Rayos X del útero

La radiografía de un útero de perros proporciona información importante sobre los órganos reproductivos de los perros. Puede ayudar a identificar cambios patológicos en el útero. También puede ayudar a determinar el tamaño y el grosor de las paredes del útero. Este tipo de imagen se limita a situaciones clínicas específicas. Por ejemplo, no puede revelar el útero en una perra o reina normal. Alternativamente, se puede usar para diagnosticar afecciones que involucran el útero, como la piometra, o para confirmar la presencia de embarazo.

En un estudio reciente, se examinó un útero de los perros utilizando ultrasonografía en serie durante el ciclo estro. Se evaluó un total de 139 perros utilizando esta prueba de diagnóstico. De estos, 78 se clasificaron como normales y 135 se consideraron anormales. Una relación U/L5 de 1.18+-0.53 se consideró normal, y un valor de más de 1.60 debería considerarse un signo de enfermedad uterina. Sin embargo, debe recordarse que la radiografía solo puede usarse como suplemento para la ecografía.

Un feto expuesto a la radiación de rayos X puede ser fatal. Una sola radiografía abdominal de un útero de perros contiene 1/1000 del nivel de exposición a la radiación segura para un feto humano. Es mejor esperar hasta que el perro tenga al menos 55 días antes de obtener su primera radiografía. Sin embargo, es posible que un perro embarazado se someta a una prueba de embarazo antes de que el feto alcance esa edad.

Pyometra es una infección uterina rara pero potencialmente mortal en los perros. Es más probable que esta condición afecte a perros hembras mayores e intactos. Se caracteriza por una pared uterina espesa que la hace menos capaz de combatir la infección.

Cambios en los pezones

Los perros a menudo muestran cambios físicos y de comportamiento cuando están embarazadas. Los pezones generalmente se volverán más oscuros y más grandes de lo normal. También pueden filtrar leche ocasionalmente. Sin embargo, estos cambios no siempre significan que un perro esté embarazada. En algunos casos, una infección o irritación hace que los pezones se hinchen. Además, la piel alrededor de los pezones también se duela.

Los cambios en los pezones cuando su perro está embarazada a menudo son obvios, pero también puede buscar otros signos de embarazo. Los cambios en el estado de ánimo y el peso son dos signos comunes. Los pezones también cambiarán de color, a menudo cambiando de rosa a marrón oscuro. Algunos perros también estarán más tranquilos de lo habitual.

Los cambios en el color son el signo más común de embarazo, especialmente en perros hembras. Si bien los pezones suelen ser gris claro, convertirán un color rosado rosado a medida que aumente el flujo sanguíneo. La agrandamiento de los senos es otro síntoma del embarazo, que es causado por las glándulas de la leche. Si bien esto generalmente ocurre en etapas posteriores, algunos perros pueden mostrar signos de embarazo antes de que las glándulas de la leche estén completamente desarrolladas.

El tamaño de los pezones de los perros aumentará aproximadamente dos o cuatro semanas después de la reproducción. Continuarán aumentando de tamaño hasta que nace el cachorro. Durante este tiempo, los pezones pueden filtrar leche. Si bien estos cambios pueden indicar que un perro está embarazada, no puede usarse para diagnosticar la condición por su cuenta. Sin embargo, otros signos de embarazo pueden estar presentes para entonces.

Si sospecha que un perro embarazado, debe comunicarse con su veterinario. Hay una serie de opciones disponibles para usted, dependiendo de la naturaleza del embarazo. En algunos casos, los pezones pueden estar doloridos o inflamados. Para estos perros, puede intentar colocar una camiseta vieja en los pezones entre la alimentación.

Anidación

Anidar en los perros es una de las señales más importantes de que un perro embarazado está en camino de dar a luz. El proceso comienza tan pronto como una semana antes de la fecha de parto, cuando el perro busca un lugar oscuro y tranquilo lejos del tráfico. Algunos perros embarazadas eligen un armario, canasta de lavandería o debajo de una silla. Luego, el perro llena el nido con artículos que ayudarán a los cachorros a mantenerse calientes y cómodos. Esto puede incluir mantas, periódicos y juguetes favoritos.

La anidación es un comportamiento natural de los perros. Ocurre por varias razones, incluso estar embarazada y solo querer sentirse seguro. Las perros embarazadas tienen más probabilidades de participar en actividades de anidación que los perros machos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *