December 9, 2022

Cómo vacunar a un perro

Antes de comenzar a vacunar a su perro, es importante comprender los conceptos básicos de la vacunación. Aprenda las diferencias entre las vacunas básicas y no básicas y los efectos secundarios de la vacunación. También puede aprender a darle a su perro la vacuna usando una jeringa. Debe permanecer tranquilo y compuesto al administrar la vacuna. Esto lo hará menos estresante para su perro.

Vacunas

Las vacunas son esenciales para proteger a su perro de enfermedades infecciosas y para mantener su salud. Incluso si su mascota se mantiene en el interior, las vacunas son importantes para evitar la contratación de enfermedades de otros animales. Algunas enfermedades se extienden a través de perreras y parques para perros. Debe llevar a su mascota al veterinario si sospecha que puede estar expuesto a estas enfermedades. Recuerde que las vacunas pueden tardar de dos o tres semanas en entrar en vigencia.

Cuando vacune a su perro, debe elegir las vacunas con cuidado. Es importante seguir las instrucciones de la etiqueta y usar dispositivos de inyección estéril. Asegúrese de que la vacuna que elija sea segura de usar y que pueda administrarla correctamente. También puede pedirle consejo a su veterinario sobre vacunas.

Debe comenzar a vacunar a su cachorro entre las seis y ocho semanas de edad. Es probable que su veterinario recomende un horario de vacunación basado en el estilo de vida de los cachorros y el riesgo de contraer la enfermedad. Además de las vacunas básicas, su mascota debe recibir varias vacunas si con frecuencia pasa tiempo al aire libre.

Las vacunas pueden causar reacciones adversas en su perro. Por lo general, notará una ligera erupción o fiebre en el área de inyección. Su perro también puede toser o estornudar. En casos raros, su mascota puede incluso experimentar reacciones anafilácticas, que requieren atención médica. Si su perro tiene estos síntomas, es mejor llevarlo al veterinario para un tratamiento inmediato. Además, es una buena idea mantener a su mascota cerca de usted durante la vacunación.

Hay dos tipos de vacunas: muertos y activos. Su elección depende de la enfermedad contra la que su mascota tenga que protegerse. Las vacunas muertas matan a todas las bacterias en el área afectada y son de consistencia líquidas o de cera. Luchan en enfermedades como la rabia y la leptospirosis. Las vacunas activas requieren fondos adicionales y se utilizan para enfermedades como la peste y el parvovirus.

Las vacunas protegen a su perro de las grandes enfermedades de la lista. Muchos de ellos son potencialmente fatales y son esenciales para la salud de su mascota. Algunas de estas enfermedades afectan el sistema digestivo, y sus síntomas pueden incluir vómitos, diarrea y heces sueltas. Estos síntomas también pueden afectar los niveles de actividad y el apetito de sus perros. Por ejemplo, la leptospirosis causa fiebre y dolor abdominal.

Afortunadamente, hay muchas vacunas que proporcionan protección adecuada cuando se administran una o dos veces al año. Sin embargo, algunas vacunas requieren una inmunización más frecuente para mantener una inmunidad óptima. Su veterinario puede determinar el mejor horario para su perro examinando la cantidad de anticuerpos en la sangre de sus perros. Los programas de vacunación no están destinados a reemplazar la necesidad de sus mascotas de ejercicio y actividad al aire libre.

La Fuerza de Tarea de Vacunación Canina de AAHA recomienda las vacunas básicas para todos los perros. Incluyen rabia, virus de moquillo canino, adenovirus canino tipo 2 y adenovirus tipo 2. Además de las vacunas básicas, también hay vacunas no nacionales para enfermedades específicas o factores de estilo de vida.

Vacunas no básicas vs.

Las vacunas básicas a menudo se administran para prevenir enfermedades comunes del perro. Algunas de estas vacunas se consideran núcleo en algunas regiones geográficas, pero no son básicas en otras. La vacuna con leptospirosis es un ejemplo. Si bien no se considera una vacuna central, es altamente infeccioso y puede matar perros. La vacuna a menudo se recomienda para perros que están expuestos a perreras, parques para perros o instalaciones de embarque. Otras vacunas no básicas incluyen influenza canina, una enfermedad que afecta a los cachorros. Finalmente, la vacuna contra la serpiente de cascabel en perros es una vacuna no esencial, pero solo se recomienda en áreas donde la enfermedad prevalece.

Las vacunas no básicas son tan importantes como las vacunas básicas para los perros, y pueden proteger a su cachorro de las enfermedades caninas más mortales y comunes. La vacuna contra la rabia, por ejemplo, es un requisito legal para los perros en muchas áreas. La vacuna Bordetella, que protege a los perros de la bronquitis causada por la bacteria Bordetella bronchiseptica, es una buena vacuna no es-corre.

Otra vacuna no básica para perros es el coronavirus canino (CCV). Esta enfermedad afecta el tracto digestivo. No hay cura para CCV, pero una vacuna para él está disponible. Sin embargo, la vacuna para CCV no es una vacunación obligatoria, y la American Animal Hospital Association no lo recomienda. Si bien no es una vacuna central, su veterinario puede recomendar esta vacuna si su perro tiene otros problemas de salud o sufre de mala inmunidad.

En los Estados Unidos, las tasas de vacunación para vacunas no básicas varían considerablemente entre los estados e incluso entre diferentes clínicas veterinarias en el mismo estado. Esta varianza en las tasas de vacunación es en parte el resultado de las diferencias regionales en la prevalencia de la enfermedad. Los equipos veterinarios necesitan datos precisos para determinar el programa de vacunación adecuado para cada paciente y tomar decisiones efectivas con respecto a la salud de sus mascotas.

No se pueden recomendar las vacunas no básicas para los perros si su perro visita regularmente áreas espelosas o vive en un área con alta incidencia de garrapatas. Sin embargo, su veterinario puede recomendarlo si vive en un área donde la enfermedad de Lyme es un riesgo.

La vacuna contra la rabia es otra vacuna que es importante para proporcionar a su perro. El virus causa síntomas graves, a menudo fatales, que incluyen dolores de cabeza, babeo excesivo e incluso parálisis. La vacunación de la rabia es obligatoria en muchos estados de los Estados Unidos Las vacunas para esta enfermedad se administran a los cachorros a las 14-16 semanas de edad, y deben repetirse cada uno o tres años de por vida.

El factor más importante para decidir qué vacunas administrar a su perro es el riesgo de que la vacunación cause una reacción adversa. En general, se recomiendan vacunas no básicas cuando está considerando el riesgo para la salud de sus perros. Algunas empresas de embarque y preparación requieren vacunación por enfermedades respiratorias infecciosas caninas.

Las vacunas básicas a menudo se recomiendan para perros que se expusen regularmente a otros perros, como los de los parques de perros o los establecimientos de aseo. También hay vacunas no básicas que protegen contra ciertas enfermedades que son comunes en los perros. Las vacunas básicas protegen contra enfermedades que son contagiosas y se propagan a través del contacto con otros perros. La vacuna DA2P puede ayudar a su perro a luchar contra enfermedades como el moquillo y la hepatitis canina.

Efectos secundarios de la vacunación

Uno de los efectos secundarios más comunes de la vacunación para los perros es una pérdida temporal de energía. Si esto le sucede a su mascota, puede necesitar unos días para recuperarse. Si la reacción dura más, llame a su veterinario de inmediato para recibir tratamiento médico. En la mayoría de los casos, una reacción a una vacuna es leve y se aclarará por sí sola. Si su perro experimenta algún efecto secundario grave después de la vacunación, su veterinario recetará medicamentos para ayudar a aliviar el dolor.

La reacción de la vacuna más grave ocurre cuando un perro desarrolla una alergia a la vacuna. Esto puede causar hinchazón facial, vómitos, diarrea y problemas respiratorios. Estos síntomas pueden tardar hasta 48 horas en manifestarse, por lo que debe comunicarse con un veterinario tan pronto como los note. Una reacción severa puede requerir tratamiento médico o incluso una visita a la sala de emergencias.

Se ha subestimado el número de eventos adversos asociados con la vacunación para los perros. Los profesionales de veterinarios han informado eventos adversos a los fabricantes y agencias gubernamentales, pero estos informes generalmente están insignificados porque son vistos como insignificantes o inconvenientes de informar. Otra razón para el subinformación es que los veterinarios no están obligados a informar cada evento. Además, existe muy poca información sobre el número de animales vacunados. Los fabricantes saben cuántas dosis de la vacuna se vendieron, pero no cuántos animales los recibieron.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *