December 4, 2022

Qué hacer si tu perro no quiere comer

Si su perro no parece querer comer durante más de 12 horas, debe llevarlo a un veterinario de inmediato. Su veterinario podrá diagnosticar la situación y darle algunas soluciones. Su perro puede estar sufriendo de depresión, ansiedad o estrés. Puede tener otros problemas, por lo que es mejor visitar a un veterinario de emergencia lo antes posible.

Un veterinario puede diagnosticar anorexia en perros buscando la causa subyacente. Tratar la causa subyacente evitará que la pérdida de apetito se recurrente. Un veterinario le preguntará sobre los síntomas de sus perros, el entorno doméstico y el historial de viajes. El veterinario también verificará a su perro cualquier anormalidad que pueda estar causando la falta de apetito. Estos podrían incluir una infección dental o masa abdominal. También puede realizar un examen fecal para buscar parásitos.

Tratar a sus perros anorexia requiere paciencia y consistencia. Dependiendo de la causa, su veterinario recetará un plan dietético apropiado y monitoreará el comportamiento de sus mascotas y los movimientos intestinales para determinar si es una condición subyacente. Algunos casos de anorexia pueden requerir medidas adicionales, como tubos de alimentación o inyecciones.

Si bien una disminución del apetito puede ser estresante para los padres de mascotas, es importante no ignorarlo. La falta de apetito puede ser un síntoma de un problema médico subyacente, como anemia o infección. Si continúa durante 24 horas o más, su mascota puede necesitar atención urgente. Mientras tanto, debe realizar un cuestionario para determinar la causa subyacente.

Cuando su perro se niega a comer, generalmente es una señal de que algo está terriblemente mal. Puede estar sufriendo una enfermedad que afecta el sistema digestivo, o simplemente puede estar experimentando agitación emocional. Un perro que sufre de anorexia puede pasar días sin comida.

Depresión

La depresión en los perros a menudo es un problema mal diagnosticado. Los síntomas a menudo son similares a otras afecciones médicas, que incluyen dolor crónico y disfunción cognitiva. Sin embargo, es importante ver a un veterinario si sospecha que su perro está deprimido. Hay varias causas de depresión del perro.

Afortunadamente, la mayoría de los perros no tienen problemas graves de salud mental. Si bien es importante determinar la causa raíz, los ajustes simples al entorno y la socialización de sus perros pueden tener un gran impacto. Por ejemplo, pase un tiempo extra con su mascota todos los días, salgan a caminar juntos y prepare a su perro. En algunos casos, pueden ser necesarios medicamentos. Los medicamentos deben ser recetados por un veterinario y administrarse a su mascota una vez al día durante un período de tiempo específico. Cuando su mascota se acostumbra a la dosis, puede eliminar lentamente las drogas.

Un perro que está deprimido puede haber disminuido el apetito. Esto puede deberse al dolor, la falta de actividad u otras causas. Otras causas de perros deprimidos incluyen movimientos recientes, pérdida de un miembro de la familia o mascota, o un cambio abrupto en el horario de alimentación. Para casos más severos, consulte a un veterinario para determinar la causa.

Si su perro ha mostrado signos de depresión, debe llevarlos al veterinario lo antes posible. Se pueden administrar medicamentos para la depresión a través de su veterinario.

Estrés

Es posible que los perros no quieran comer debido al dolor físico, la enfermedad o la depresión. También pueden negarse a comer si se sienten abandonados o aburridos. Es importante saber que la salud de sus mascotas disminuirá rápidamente si no obtiene la nutrición adecuada que necesita. En algunos casos, un comportamiento de los perros puede reflejar esta condición, como retirarse en silencio, endurecer sus ojos o tensar sus músculos. Si el comportamiento persiste, consulte a su veterinario.

La falta de apetito de sus perros también puede ser causada por el estrés y la ansiedad. Es probable que un perro ansioso evite los alimentos y, a menudo, se resistirá a comer golosinas para perros de mayor valor también. Esto se debe al hecho de que el sistema nervioso simpático de los perros está en un estado de lucha o vuelo, lo que hace que sea difícil relajarse y comer. Las situaciones estresantes para los perros pueden incluir viajes, ruidos fuertes y cambios en la rutina.

Un cambio en la dieta o el estrés ambiental puede hacer que un perro deje de comer. Esto puede hacer que un perro realice una huelga de hambre durante unos días. Una vez que el estrés disminuye, el perro reanudará la comida de manera normal.

Ansiedad

Si su perro se niega a comer, podría ser un signo de ansiedad o dolor físico. También puede ser un indicador de enfermedad, depresión o ansiedad por separación. Si nota que su perro no come, hable con su veterinario sobre sus preocupaciones. Dependiendo de la gravedad de la ansiedad de sus perros, es posible que pueda administrar medicamentos para ayudar al animal a relajarse. Alternativamente, puede intentar calmar suplementos o remedios naturales. Siempre hable primero con su veterinario, ya que los productos de venta libre pueden no ser tan efectivos como los medicamentos recetados.

El medio ambiente también puede ser un factor en la inapetencia de sus perros. Los ambientes estresantes pueden hacer que los perros rechacen los alimentos, incluso las golosinas para perros de mayor valor. Cuando su perro está estresado, su sistema nervioso simpático está activado y en modo de vuelo o lucha. Dado que el sistema nervioso es tan activo, su perro no podrá relajarse y comer. Un movimiento reciente, un ambiente desconocido o una nueva persona pueden hacer que su perro se resistiera a comer, por lo que es crucial tomar nota de cualquier cambio.

La ansiedad por separación también puede hacer que su perro rechace la comida. Si está lejos de su perro, puede distraer a su perro tocando música calmante o viendo televisión para ayudarlos a relajarse. También es posible que a su perro se le haya alimentado accidentalmente algo malo. Intente darle a su perro una nueva golosina o comida para tratar de recuperar su apetito. Si todo lo demás falla, cambie a una dieta enlatada para proporcionar a su perro más nutrientes.

Miedo

Su veterinario puede recetar medicamentos o recomendar métodos de entrenamiento de modificación conductual para ayudar a su perro a superar su miedo a ciertos objetos o situaciones. Su veterinario también puede referirlo a un conductista o un entrenador de perros especializado si sus perros temen es particularmente severo. En ambos casos, deberá mantenerse consistente y paciente y seguir las instrucciones de un profesional. Si la modificación del comportamiento no funciona, pueden ser necesarios métodos alternativos.

El miedo es una respuesta natural de los perros. Morderán para tratar de alejarse de algo que da miedo. Sin embargo, si su perro está constantemente expuesto a situaciones de miedo, el miedo empeorará. Un miedo de los perros puede ser provocado por una variedad de situaciones, incluidos los fuegos artificiales.

La ansiedad de sus perros también puede llevarlo a no comer ni beber en absoluto. Esto puede suceder si está en un nuevo entorno con un entorno desconocido. Finalmente, comerá si tiene hambre. Proporcionar a su perro un lugar seguro con objetos familiares y mantas perfumadas puede ayudar.

Enfermedad

Si su perro no parece estar recibiendo suficiente comida, lo primero que debe hacer es consultar a un veterinario. Puede diagnosticar la causa subyacente exacta de sus perros, el mal apetito y tratarlo para que vuelva a la normalidad. También puede proporcionarle medicamentos para la afección para alentar el apetito de sus perros. En algunos casos, su perro puede tener una enfermedad más grave.

Si su perro no quiere comer, puede intentar atraerlo con una variedad de alimentos, incluidas las golosinas. También puede calentar la comida en el microondas para que sea más sabroso para su perro enfermo. Debe evitar dar demasiado pescado enlatado a su mascota enferma porque la sal y los conservantes pueden ser perjudiciales para su mascota. Sin embargo, pequeñas porciones de pescado enlatado pueden estar bien si su perro tiene fiebre. También puede darle a su perro comida para bebés con sabor a frutas.

La pérdida de apetito en los perros es un síntoma común de muchas enfermedades y afecciones graves. Puede ser causado por infecciones del tracto urinario, cáncer o problemas renales. La falta de apetito en los perros también puede provocar desnutrición y deshidratación, por lo que es importante obtener atención veterinaria inmediata.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *